estafas tiendas online

7
Feb

Pistas para reconocer una tienda online fraudulenta

Un gran número de usuarios de la red ha sido víctima de alguna situación fraudulenta en Internet.

Internet ya vino hace unos años para quedarse entre nosotros, ofreciéndonos todas sus bondades, pero también su parte menos amable. El relativo anonimato que proporciona facilita que hayan proliferado algunas falsas páginas de tiendas online, apuestas y otro tipo de ofertas engañosas que realmente no ofrecen lo que prometen. Hace un tiempo un informe elaborado por e Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) desvelaba ciertas cifras negativas al respecto. Según este informe casi el 60% de los usuarios de Internet en España ha sufrido un intento de fraude, con un perjuicio económico que se mantiene por debajo del 5%, y que en el 93% de las ocasiones la cantidad sustraída es inferior a los 400 euros. Aún así, es conveniente estar alerta cuando hagamos nuestras compras online, pero sabiendo que pueden ser bastante seguras si tomamos las medidas adecuadas.

pistas-tienda-online-fraudulenta

Existen una serie de recomendaciones básicas que nos ayudarán a la hora de hacer nuestra compra online de manera más segura.

  1. La tienda online debe tener la identificación completa de su titular, como el nombre, razón social, domicilio completo, número de identificación fiscal, formas de contacto, inscripción de la empresa (en su caso) en el Registro Mercantil, y cualquier otro dato que nos ayude a identificar a su propietario. Si además dispone de tienda física aportará un plus extra de confianza, aunque este dato no es definitivo del todo.

  2. Evitar pagos por adeltantado a través de giros postales u otros sistemas similares. En el pago con tarjeta de crédito/débito, transferencia bancaria, paypal y plataformas de pago habituales es más fácil poder identificar al dueño de la cuenta a la hora de presentar posibles reclamaciones. El pago contra reembolso puede ser más seguro al pagar cuando nos entregan el paquete (aunque lo pagamos normalmente antes de abrirlo y comprobar su interior). Este tipo de pago no es del agrado de los que tenemos tiendas online, ya que es habitual enviar un pedido a un cliente que luego no lo recoge, y el vendedor se tiene que hacer cargo de los gastos de envío sin haber cerrado la venta.

  3. Desconfiar de las gangas. Los tiempos son complicados y la competencia hace que muchas veces haya que recurrir a minimizar el margen de beneficio con tal de ganar un cliente. Pero de ahí a regalar dinero hay un trecho. Si encontramos un artículo por debajo de su precio real debemos tener sumo cuidado, a no ser que se trate de páginas de promociones o liquidaciones de stock de confianza.

  4. Dificultad de contactar con la tienda o servicio online. Si tenemos cierta desconfianza sobre la contratación de un servicio o una compra online podemos llamar por teléfono al número de contacto que indiquen en la página para realizar alguna consulta. Si no hay respuesta, nos indican que el número no existe, o la atención no es convincente, ya tenemos otro motivo para descartar la contratación en ese sitio web.

  5. Reputación online. Hoy en día las redes sociales y los foros se han convertido en el principal soporte publicitarios, y es que el boca a boca (o pantalla a pantalla) es el principal impulsor para que tomemos ciertas decisiones en el día a día. Podemos echar un vistazo en Google a los comentarios que recibe la web en cuestión, o recurrir a páginas como Ciao en las que los propios clientes dan su opinión. Debemos considerar que los clientes insatisfechos o enfadados son más propensos a expresar opiniones que los clientes satisfechos.
  6. Especificación de Condiciones de Compra y Envíos. Una tienda online que no especifica de forma detallada las condiciones de compra y plazos de envío muestra una falta completa de interés en informar de los detalles al cliente.

  7. Respeto a los datos de privacidad y protección de datos. Una web seria debe indicar la política de privacidad y el tratamiento que va a dar a los datos aportados por el cliente. También debe indicar la posibilidad de dar de baja nuestros datos y cómo poder tramitarla.

Todo esto debe manejarse junto a cierta prudencia individual para poder realizar nuestras compras y contratación de servicios online de la manera más segura.